lunes, 4 de noviembre de 2013

Juegos caseros y de toda la vida

Empieza a hacerse notar el otoño. Hace tiempo que llegó pero hasta estos últimos días ni nos hemos dado cuenta. Así que os traigo una idea que os gustará para que las tardes no se hagan tan largas y podamos tener a los peques de casa entretenidos un buen rato.

Os presento mi Twister casero. En primer lugar, lo que hice fue conseguir un trozo bien grande de papel donde calqué 24 veces el contorno de un plato de juguete. Me llevó cosa de una semana el pintarlos (para lo que mi hijo el mayor estuvo encantado de ayudarme) y luego compré forro transparente en los chinos para poderlo plastificar. Me interesaba que fuese de mala calidad porque el comprado en papelerías es más grueso y luego para recogerlo igual me daba más problemas.


La ruleta la hice con otro círculo donde hice varias casillas para marcar el color y las extremidades  y esto sí que lo plastifiqué bien. Con máquina de plastificar para que esté rígido y resistente. Y en la mitad pinché una flecha y está amarrada con un encuadernador para que pueda girar.



Pero lo mejor de todo sin duda, es que por el otro lado, el papel sigue blanco, así que si quieres, puedes hacer otro juego. No quería complicarme demasiado la vida así que dibujé una carretera para que jugasen con chapas o coches. Esta parte también está forrada. 


Espero que os haya gustado la idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails